mrpsicologos.es

te puedo ayudar blog

Cómo ayudar a los niños en el proceso de divorcio

Cómo ayudar a los niños en el proceso de divorcio blog

Preguntas y miedos afloran en padres durante el divorcio porque desconocen las repercusiones que dicha noticia generará en sus hijos. Si bien es cierto que no es la situación deseada por un niño, existen claves en el proceso que aportan herramientas para ayudarlo a afrontar esta nueva situación.

Las edades más complicadas para divorciarse son de 0-6 años, momento en el que se forma el aparato psíquico y donde los niños son muy dependientes de sus progenitores. Está comprobado que los niños felices son aquellos que tienen padres que sienten que su relación de pareja es satisfactoria; “buenos hijos con buenas parejas”. Ahora bien, si la situación de convivencia se caracteriza por peleas continuas entre los padres y malestar permanente, la opción preferible es la ruptura que habría que intentar llevarla a cabo de forma pacífica, teniendo en cuenta el bienestar de los hijos que necesitan mucho apoyo, cariño y seguridad de que sus padres los siguen queriendo y que no han sido culpables de la ruptura entre ellos.

Lo primero que es importante saber es que los niños ante esta noticia, verán que su mundo se desmorona y pierden tranquilidad, estabilidad, seguridad, el derecho a concentrarse exclusivamente en su mundo infantil y la capacidad para predecir debido a que han recibido una sobredosis de incertidumbre que no saben manejar. Además, aparecerán sentimientos de miedo relacionados con el futuro y con temor respecto a que le suceda algo malo al padre que ya no está en casa, pena, al identificarse con el padre que más esté sufriendo y culpa. No obstante, si bien es cierto que los niños acusan rápidamente los cambios, también lo es el hecho de que tienen una gran capacidad para adaptarse a entornos nuevos y si sus padres los ayudan, podrán hacerlo sin excesivas dificultades. En estos momentos cruciales es recomendable acudir a un profesional, en caso necesario, para que medie entre ambos si las emociones empiezan a desbordarse y dificultan las negociaciones.

El momento para comunicar la noticia será cuando la decisión esté tomada y se conozca cómo llevarla a cabo. La forma de comunicárselo deberá tener en cuenta el desarrollo evolutivo de hijo y cuanto más sencilla sea, mejor. Será importante trasmitírselo de manera tranquila para que el niño pueda sentirse protegido y decirle que en cualquier momento pueda volver a preguntarnos lo que quiera que resolveremos sus dudas.

Es normal que en un primer momento los padres no perciban ninguna emoción en sus hijos porque estos son pequeños y desconocen no sólo expresar algunas emociones sino que tampoco saben mostrarlas correctamente. En ocasiones, puede parecer que están contentos como una manera de negar esa realidad o porque no son conscientes de lo que sucederá o simplemente porque la madre o el padre se los ha comunicado de alguna manera en donde el niño ha percibido que “tenía que estar contento”.

En otras situaciones, el niño manifiesta una gran tristeza y para ello debemos facilitar la expresión de emociones, aportarle seguridad y protección diciéndoles que “todo estará bien”, “que estamos en un momento difícil pero que tanto mamá como papá lo quieren” y que “todos juntos nos vamos a adaptar a esta nueva manera de vivir”. Se les puede decir que papá y mamá se quieren mucho pero que ya no son novios y que por eso vivirán en casas separadas y que ellos algunos días estarán con mamá y otros con papá. Al decir esto tendremos que estar muy tranquilos y que la emoción que expresemos no sea de tristeza porque el niño percibirá la discrepancia entre el lenguaje verbal y el no verbal y le impactará más el no verbal.

Es normal que los niños puedan tener regresiones como volver a usar chupete, querer estar más en brazos, hacerse pis en la cama si ya habían logrado el control de esfínteres, etc. Esto se produce porque el hijo necesita mayor protección y seguridad, entonces vuelve a edades tempranas en donde las recibía, por tanto, no debemos preocuparnos en exceso, mucho menos regañarlo, pero sí tendremos que ayudarlo a volver a adquirir y desarrollar dicha habilidad, tendremos que incentivarlo para que vuelva a mostrarla, reforzándolo positivamente cuando lo consiga, con la ayuda de nuestro cariño y afecto.

Que el niño no quiera ir a la casa del otro progenitor es normal porque suele tener miedo de que al progenitor que deja le suceda algo negativo, tendremos que ayudarlo para que quiera ir y que así se adapte a vivir en sus nuevos hogares. No hacerlo sería como que nuestro hijo se niega a ir al colegio el primer día de clase y nosotros le permitamos quedarse en casa, si hacemos eso, la mayoría de los niños no estarían escolarizados.

En ocasiones, a los padres les resulta dificultoso poner límites ya que consideran que están continuamente regañando a sus hijos. Ahora bien, es necesario que los niños tengan normas claras con consecuencias claras porque eso les proporciona estabilidad y seguridad y hará que empiecen a desarrollar la tolerancia a la frustración. Como padres debemos educar y ser el “folio” en el que el niño pueda dibujar pero debe saber que existen unos límites que serán los de ese papel, porque si no percibe límites, sentirá una gran inseguridad que provocará en él temor y ansiedad. Cuando esto no se hace porque existe un sentimiento de culpa, será el progenitor quien tenga que trabajar esa sensación porque si no lo hace, hará daño a su hijo. De ahí que en la mayoría de las ocasiones en las que se produce un divorcio será recomendable recibir apoyo psicológico para abordar este tipo de cuestiones.

Cuando los hijos se enfadan con uno de sus padres, pueden manifestar el deseo de vivir con el otro, de forma exclusiva. En esos momentos debemos mantener la calma y demostrarles que esto no es un pulso y que cuando esta con mamá las normas las pone mamá y con papá las pone papá. Será importante que los padres estén de acuerdo en esto y que el niño no perciba que puede obtener lo que quiere “manipulando” a sus progenitores. Los niños necesitan saber que hay límites que no pueden rebasar y uno de esos límites es que sus padres son los que deciden las normas y sus consecuencias. El otro progenitor cuando le cuente lo que ha sucedido debería responderle “eso tienes que arreglarlo con papá o con mamá”.

Es importante que los niños no duerman en la cama de los padres. Será necesario ayudarlos a que puedan conciliar el sueño en su propia habitación y convertir dicho espacio en un lugar seguro y de protección para el niño. Si ya duerme con nosotros, habrá que ayudarlo para que vuelva a su habitación, para ello podemos acompañarlo nosotros, contarle algún cuento y esperar a que se duerma. Los padres deben tener paciencia hasta que el niño logre permanecer tranquilo en su habitación y no modificar su estrategia en base a su estado anímico o necesidades afectivas.

La manera en que sabremos que el niño se ha adaptado correctamente a la nueva situación será cuando este feliz, alegre, tenga el mismo rendimiento en el colegio que antes del divorcio, se relacione con otro niños, mantenga una adecuada relación con ambos progenitores y haya adquirido la seguridad de que sus padres lo quieren. Que el niño durante mucho tiempo siga teniendo la esperanza de reconciliación de sus progenitores es normal y no quiere decir que no se haya adaptado correctamente a la situación de divorcio de estos, sin embargo, el quiere a los dos y le gustaría volver a vivir todos en un mismo lugar, incluso cuando existan nuevas parejas y ellos quieran a esas personas.

SOLTAR PARA PODER COGER

PRIMERO SOLTAR

PRIMERO SOLTAR PARA DAR ESPACIO A LO NUEVO Estos días de confinamiento proporcionan unos cuantos aprendizajes. Yo, por ejemplo, he descubierto, al disminuir el ritmo frenético de mi vida anterior,…
pareja-mano_0

¿Qué necesito hacer para poder perdonar?

¿Qué necesito hacer para poder perdonar? La cuestión a resolver es cómo perdonar y la clave consiste en comprender a la otra persona y en estudiar profundamente la situación para…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies